Amarga derrota que despierta a los sevillistas de sus sueños ligueros.



Sevilla y Athletic se vieron las caras por segunda vez en esta temporada para disputar el partido que cerraba la jornada número 34 de la competición doméstica en el estadio Ramón Sánchez-Pizjuán.

A las 21h arrancaba el encuentro que se presentaba bastante exigente para los nuestros. Durante los primeros minutos de tanteo se pudo ver la intención de los visitantes de ir a acosar arriba a los hispalenses para provocar un fallo en salida de balón y disponer de alguna ocasión; no obstante, el conjunto de Lopetegui sabe desenvolverse como pez en el agua ante este tipo de tesituras.

Todo lo anterior es deducible cuando vemos que hacia el minuto 8 los locales habían dispuesto de dos acercamientos ciertamente peligrosos. El primero vino desde la banda izquierda gracias a una buena progresión del Papu, con caño incluido, que ganó la línea de fondo pero cuyo centro no encontró rematador. La otra ocasión si que era más clara, Suso cambió de ritmo y se inventó un gran centro de derecha a izquierda que encontró perfectamente a Ocampos, quien remató por encima de la meta de Unai Simón con poca fortuna.

No habíamos llegado ni al cuarto de hora de juego y ya vimos la primera sustitución. Se marchó Raúl García que pareció haberse lesionado en un remate de falta y lo reemplazó Oihan Sancet.

Seguían pasando los minutos de la misma manera, el Sevilla salía desde atrás y transitaba sin a penas inconvenientes y probando hasta con colgar muchos balones al área. De uno de esos centros llegó una clarísima ocasión, Acuña sirvió y En Nesyri remató duro abajo aunque Unai Simón estuvo soberbio para evitar el gol hispalense.

Dispuso el Sevilla de más acercamientos y de dominio pero le faltó determinación para materializar. Por ello, los últimos minutos del primer tiempo pasaron a ser de los de Marcelino que dieron un paso adelante teniendo asediado al conjunto nervionense. 

A pesar del momento de inspiración bilbaíno todavía tendría En Nesyri una última ocasión tras un tensísimo centro de Acuña. De nuevo fue enorme Unai Simón tirando de reflejos para detener en 2 tiempos el zurdazo del dromedario y mantener así las tablas al descanso.

Segunda parte: "El dominio no es suficiente"

A la vuelta del túnel de vestuarios ambos conjuntos firmaron un intercambio de golpes en las botas del Papu, que remató desviado dentro del área, y Villalibre, que se giró sobre Kounde y disparó hacia el lateral de la meta sevillista.

Una vez se calmaron los ánimos frenéticos de refresco, volvió el dominio total sevillista que generaba sin a penas resistencia vasca. Pero al cuadro andaluz le faltaba mucha mordida en cuanto se acercaba a las inmediaciones de Unai Simón y comenzaba a mostrarse nervioso pues llegábamos al minuto 65 y seguía patente el 0-0.

Fue entonces cuando movió ficha Marcelino dando entrada a jugadores de corte ofensivo y con las piernas frescas para que pudieran cazar a la contra al Sevilla en alguna pérdida de los locales. De manera casi inmediata Lopetegui movió el banquillo y metió otro nueve y otro centrocampista, para mantener el control del balón y poder optar a anotar un tanto cargando el área de atacantes.

A pesar de los movimientos técnicos, la tónica se mantuvo y el Sevilla seguía transitando sin problemas pero teniendo que rendirle cuentas al insuperable Unai Simón. El meta vasco estuvo inmenso en todo momento sacando otro balón complicado, esta vez a acuña en la cepa del palo.

Para los últimos 10 minutos ya asumió el Athletic que el empate era bueno y retrocedió dos pasos atrás. Ante esta situación de asedio total, Lopetegui hizo entrar a Óscar, Óliver y Franco el Mudo Vázquez, llegando a quitar hasta a Diego Carlos para intentar alcanzar el ansiado tanto  que le diera la victoria a los locales fuera como fuera. 

Al final lo que ocurrió es que el Athletic tuvo las suyas y, tras un tanto anulado por fuera de juego a Nico Williams, llegó el agónico gol de Iñaki Williams que finalizó de maravilla una gran conducción a la contra de Sancet. 

Ni los 5 de añadido de Gil Manzano, ni los arreones finales del cuadro hispalense fueron suficientes para conseguir rascar un punto. La conclusión es, que por muy superior que seas, sin pólvora no puedes cazar a un león.


FICHA TÉCNICA:

Alineaciones:

Sevilla FC: Bono, Navas, Kounde, Diego Carlos (Óscar Rodríguez 85'), Acuña; Rakitic (De Jong 68'), Fernando, Papu Gómez (Óliver Torres 85'); Suso (Joan Jordán 68'), En Nesyri (Mudo Vázquez 81') y Ocampos.

Athletic Club: Unai Simón, De Marcos (Lekue 69'), Nuñez, Yeray, Balenziaga; Berenguer (Ibai Gómez 63'), Vencedor, Vesga, Morcillo (Nico Williams 63'); Villalibre (Iñaki Williams 69') y Raúl García (Sancet 15').


Goles:

0-1 Iñaki Williams (89')

Arbitraje:

El colegiado Jesús Gil Manzano, del comité extremeño de árbitros, amonestó a Diego Carlos (35').