Los merengues, tras ser eliminado en Stanford Bridge por el Chelsea, agrupan todos sus esfuerzos y esperanzas en el campeonato de Liga.

Este mismo fin de semana podremos anotar en nuestros pronósticos quién tiene más papeletas para alzarse como campeón de La Liga Santander. Habrá que poner la mirilla el Sábado en el Barcelona-Atlético de Madrid y el Domingo en el Real Madrid-Sevilla. Cierto es que los hispalenses, tras perder en los últimos compases del partido ante el Athletic, se descuelga casi totalmente de la lucha por el liderato y centra todos sus esfuerzos en esa tercera plaza que le da el acceso a la Supercopa de España.

El conjunto blanco viene con la moral baja y repleto de bajas, el Sevilla, por su parte, si es verdad que viene resignado de haber perdido esa oportunidad de luchar por la Liga, pero como no tiene nada que perder y mucho que ganar, van con todas las ilusiones que el fútbol transmite para ponerle las cosas a los tres de arriba lo más difícil posible e ir subiendo escalones en cuanto a nivel futbolístico se refiere.

La tradición hace efecto

En frente tienen a un Real Madrid que sigue la tradición táctica desde que Zinedine Zidane pisara por primera vez el banquillo merengue. El 4-3-3 clásico se ha ido modificando con piezas importantísimas como Casemiro, Kroos y Modric en el centro de la zaga, abajo, figuras como Sergio Ramos, Varane y el gigante belga, Cortuois, y arriba en la punta, Karim Benzema.
Este 4-3-3 permite al Madrid llegar al área rival con mucha más frecuencia, atacando a través de los pasillos interiores, y entre Benzema y los extremos generando mucha verticalidad y buscando muchos centros para los constantes movimientos del delantero francés, el cual se está saliendo a base de goles y asistencia desde que su compañero de ataque, Cristiano Ronaldo, se marchara a la Serie A.

No obstante, la figura del pivote defensivo brasileño es clave para el repliegue defensivo y para las transiciones ofensivas. Además, sus internadas en segunda linea, como ya nos tiene acostumbrados, generan mucho peligro porque pasa desapercibido de los defensas centrales

En cuanto a la retaguardia, los dos defensas centrales quieren empezar el juego desde atrás, con una buena conducción donde ayudan tanto Kroos como Modric. No en vano, si hay que jugar en largo en busca de los desmarques de los extremos como Asencio o Vinicius no se complican la vida y lo ejecutan de manera muy correcta debido al gran desplazamiento de balón largo de estos dos.