Los dos equipos viven situaciones diferentes en la tabla de clasificación, además de buscar distintos objetivos finales.

Ambos equipos se verán las caras mañana sábado a las 21:00 en el mítico José Zorrilla en un partido vital tanto para el Sevilla, que busca seguir con la racha de victorias, tras ganar el Derbi y volver a tener que demostrar que la ciudad de Sevilla es Rojiblanca, como para el Valladolid, que están en plena lucha por la permanencia en la primera división española, estando a tan solo 3 puntos de la rampa de descenso, que actualmente la ocupa el Alavés del Pitu Abelardo.

Los hispalenses están en pleno Tourmalet de partidos que pueden decidir el devenir de la temporada, si de éxito o de fracaso. Su objetivo principal, la cuarta plaza, aunque es cierto, que puede luchar por el tercer puesto y poder aspirar a la Supercopa de España. El liderato, de momento, está a una distancia muy sideral con respecto a la proporción plantilla-presupuesto del Sevilla y los tres de arriba, aunque siempre se puede dar guerra, y de eso los hispalenses ya saben.

Aunque el Sevilla tenga una mejor plantilla, los vallisoletanos vienen de una buena dinámica, cosechando 1 victoria y 2 empates en los últimos 3 partidos. Por lo que lo dará todo en el verde para seguir así y cumplir con su objetivo al final de la temporada.


La revolución pucelana

Los pupilos de Sergio González han cambiado ciertos aspecto con respecto a la temporada pasada. El equipo se encuentra muy cómodo en un bloque alto, presionando arriba constantemente e intentando jugar siempre en campo rival con triangulaciones rápidas, combinaciones por las bandas y transiciones rápidas. Actualmente el Valladolid vive de los desmarques de ruptura de sus jugadores determinantes en el ataque, a destacar Orellana, todo un conocido de la Liga Española.
Normalmente suelen jugar con un 4-4-2. Una retaguardia con dos laterales constantemente subiendo, asumiendo el gran peligro que conlleva, para crear superioridades por fuera. Uno de los dos interiores, suele incrustarse entre los centrales para ayudar en la salida de balón y la circulación de este mismo. 

Los exteriores, habitualmente, Oscar Plano y Fabian Orellana están constantemente trazando diagonales hacía dentro para buscar el tiro al palo cruzado o buscar las cabezas de los puntas, los cuales tiene la función principal de realizar desmarques de ruptura o atraer a los  defensas centrales y dejar huecos para las llegada en segunda línea.

Al Sevilla se le da bien Zorrilla

El Sevilla, estos últimos 11 años que lleva visitando el feudo vallisoletano, ha salido invicto de allí cosechando 2 victorias y 2 empates. Por lo que, los pupilos de Julen Lopetegui se arrimarán a los datos para poderse llevar los 3 puntos a Sevilla y afianzarse, como un niño con su juguete, a una cuarta plaza muy codiciada.