El jugador sevillista compareció ante los medios tras la victoria contra su anterior equipo.



Comenzó sus declaraciones siendo interrogado por una posible llamada de la selección nacional: "Estoy muy feliz por el triunfo conseguido, a día de hoy todo el que me conoce sabe que solo me centro en lo colectivo, pero bueno, eso es un sueño que tengo y es algo por lo que uno lucha día tras día".

El catalán continuó su comparecencia mostrando sus emociones: "Estoy muy feliz por volver a Ipurúa, la verdad que se me han puesto los pelos de punta al meter el gol porque tengo muchos sentimientos encontrados aquí".

Sobre su mejora respecto a la campaña anterior, reveló: "Lo conté en algunas entrevistas en el confinamiento, me encuentro más maduro y he adoptado muchas exigencias de este club porque soy una persona muy exigente. Sabía que este año tenía que dar un paso más y creo que lo estoy dando, estoy muy contento con mi rendimiento, pero sé que tengo margen de mejora y tiempo para ello".

Cuando se le preguntó por el Eibar, declaró: "Es un equipo muy difícil y sobre todo en Ipurúa, sabíamos que íbamos a cometer errores porque ellos aprietan arriba durante todo el encuentro, pero también sabíamos que siendo precisos podríamos hacerles daño a la espalda. Ha sido un partido muy competido porque ellos han estado muy bien, pero nosotros cuando estamos a este nivel somos un equipo muy superior".

Para concluir, se le sugirió si se encontraban en el mejor momento de la temporada, a lo que añadió: "Bajo mi punto de vista estamos con una sensación competitiva muy buena pero si la semana que viene nos dan una hostia, nos tumban eso y no vale para nada. Lo que vale es seguir trabajando, tenemos un tramo ahora muy bonito con partidos de Liga preciosos, la Copa y la Champions en el horizonte, así que lo hecho, hecho está y ahora a recuperar que tenemos partidos muy importantes".