El conjunto hispalense firma un buen encuentro, superando al Eibar tras una primera parte descafeinada.





Comenzaba el partido en el Municipal de Ipurua y parecía que solo estaba jugando el equipo local, una primera parte donde el Eibar se hacía dueño del peligro y hacía que las jugadas más peligrosas viniesen vestidas de azulgrana, además de las malas noticias que venían desde el lateral, debido a la sustitución a los 5 minutos de Acuña, que se iba con molestias.

A pesar de todo el Sevilla sabía lidiar con la presión y la dureza de los armeros, con un En-Nesyri que provocó dos penaltis en apenas 10 minutos, de los cuales uno fué anulado por el VAR y otro transformada por Ocampos.

Ya en la segunda parte, Jordán culminaba su buena actuación con el gol que ponía fin a una buena jugada, mostrándose ya los hispalenses en la segunda mitad más asentados en el terreno de juego, con dominio y controlando las situaciones.

Llegados a la última media hora, el partido estaba bastante "relajado" con algunas llegadas del Eibar resueltas sin complicaciones y pocas intervenciones por parte de los atacantes sevillistas.

Sánchez Martínez señaló el final del encuentro, otros 3 puntos que se van para Nervión en un partido bastante "Light", cuya única noticia destacable es la carencia en los laterales, debido a las molestias por parte de ambos.