Vence el Sevilla en Krasnodar gracias un gol de Munir en el 94' y sella su pase a octavos de final de la Liga de Campeones.


El juego de la ruleta rusa es muy conocido en Rusia. Consiste en coger una bala y meterla en el cargador de un revólver y disparas, que salga la bala o no es cuestión de suerte, y Munir tenía su bala para que saliera en el 94'.

Salió el Sevilla a Rusia sabiendo que los tres puntos le otorgaban el pase a octavos de final. Apuesta con 3-5-2, con Ocampos de carrilero y Gudelj entre los centrales; Oscar Rodríguez, que no termina de convencer, acompañando a Rakitic y Fernando en el medio; y con Munir y De Jong en el ataque. Los sevillistas vaya si sabían el objetivo con el que llegaban a Rusia, más cuando se adelanta nada más empezar con un golazo espectacular de Rakitic, que parece otro en Champions League, de volea desde la frontal del área. La primera parte en general muy buena, con dominio claro del Sevilla y sin apenas acercamientos a la portería de Vaclik.

En cuanto a la segunda parte, el equipo cambió la cara totalmente...para mal. Dominio absoluto del equipo ruso, con ocasiones muy claras. Koundé se disfrazó de héroe sacando un balón milagrosamente tras un grave error de Gudelj, que dejó bastante que desear jugando en la defensa. Pero claro, el que avisa no es traidor y el Krasnodar terminó empatando con gol de Wanderson, que está a punto de sacar de nuevo Koundé, pero mucho había hecho ya. Escudero se lesiona y Rekik entra en un lateral izquierdo totalmente mermado ahora. El Sevilla se fue a por el gol pero la bala no salía, hasta que, tras una gran jugada de En Nesyri, Munir sí dispara y mata al Krasnodar en el minuto 94.

Tras un sufrido triunfo en Rusia el Sevilla ya está matemáticamente clasificado para los octavos de final de la Champions League, es decir, estará entre los dieciséis mejores equipos de Europa. Ya solo falta buscar los tres puntos frente al todopoderoso Chelsea el próximo miércoles para conseguir el liderato del grupo, aunque antes vendrá la liga frente al Huesca. El primero de los objetivos de esta temporada ya está cumplido.