PREVIA | Sevilla FC – FC Barcelona | Benditas preocupaciones

Tras el traspié en tierras valencianas, duelo de alto voltaje en el Ramón Sánchez-Pizjuán.

El agobiante ritmo de partidos no da tregua, y tan sólo horas después del amargo final de partido ante el Levante, el fútbol vuelve a dar una segunda oportunidad, ofreciéndonos un partido históricamente tan complicado como ilusionante.

Tras un primer envite donde se demostraron todas las virtudes anteriores al parón, con un estilo de juego prácticamente automatizado, el segundo partido ha sacado a relucir todos los defectos que, al igual que las virtudes, siguen siendo los mismos.

El arte de saber ganar está bastante poco valorado en el fútbol actual. De nada sirve hacer un partido perfecto, si nada más abrir el marcador se renuncia a matar el partido. Y no es la primera vez que queda a la vista que, a pesar de las buenas sensaciones, son ya bastantes los puntos tirados a la basura de una forma absurda. Pues en este deporte, lo que al final manda no son sensaciones, ni un estilo de juego u otro; sino los resultados. Y saber ganar, aunque a veces nos olvidemos, también forma parte de este juego. 

Por su parte hay que decir en lo deportivo respecto al FC Barcelona que aporte novedad alguna a lo de siempre. Los blaugrana viajarán a tierras andaluzas líderes y con el Real Madrid a la vuelta de la esquina, por lo que tendrán ofrecer su mejor versión para aumentar su ventaja en la lucha por el título. Vienen de imponerse a un Leganés que mereció más, gracias a los goles de Ansu Fati y Messi, de penalti. Eso sí, el conjunto catalán estuvo lejos de su mejor fútbol, pero bien es sabido que la eficacia en este deporte es la clave que marca las diferencias.

El entrenador culé Quique Setién no podrá contar con Sergi Roberto ni De Jong, ambos por lesión. Por lo demás, contará con toda la plantilla a excepción la baja confirmada de Samuel Umtiti que no estará en la lista por acumulación de tarjetas amarillas. El central salió en el tramo final de partido en sustitución de Gerard Piqué, pero una entrada a destiempo a los diez minutos de entrar hizo que viese una amarilla que le acarreará sanción al ser la quinta.

Se presenta por tanto una bonita oportunidad para recuperar la senda de la victoria ante un Barcelona al que no se vence desde enero del pasado año, cuando se impuso 2-0 en casa en la ida de los cuartos de final de Copa del Rey. Aunque, si ya de por sí es necesario realizar un partido perfecto tanto tácticamente como técnicamente para intentar rascar algo, sin el factor clave del público en este tipo de partidos se antojará aún más complicado.

Lopetegui contará con toda la plantilla, incluidos los apercibidos Jesús Navas y Franco Vázquez, que se libraron de la quinta amarilla en el partido del pasado lunes.

Está por ver el manejo que se realiza de una plantilla que, a pesar de necesitar dosificarse ante la gran carga de partidos, sigue demostrando un claro bajón en el rendimiento a lo largo del trascurso de los partidos, siendo los cambios más que una solución, un problema que rompe la buena dinámica con la el equipo suele llegar a la fase final de los encuentros.

El buen nivel mostrado por Óliver Torres y Fernando en el derbi, hará que presumiblemente vuelvan al once el próximo viernes tras haber descansado en el partido ante el Levante. Defensivamente, afianzar la pareja Koundé - Diego Carlos dejó una de las notas más positivas tras el parón, por lo que este partido no será el momento para romperla, y así aprovechar para mantener las sensaciones y la confianza entre ambos con el paso de los partidos. En la parte atacante, el buen nivel de Munir, Luuk de Jong y Ocampos (o el bajo nivel de sus supuestos recambios), los hace indiscutibles a día de hoy.

La buena suerte de todo esto, es poder contar una ligera ventaja sobre los perseguidores más inmediatos que no se puede desaprovechar. Unos perseguidores que no dejan de apretar y acercarse poco a poco. Partidos como el del pasado lunes son los claves en esta carrera por la Champions, por lo que queda poco margen de error si se quieren conseguir los objetivos a final de temporada.

Por tanto, un claro objetivo, que no es más que recuperar las sensaciones vistas en el derbi y romper con el mal sabor de boca que dejó el empate del lunes. Además, una nueva ocasión para intentar competirles de tú a tú a equipos considerados intocables hasta día de hoy.

El fútbol es el ahora. Lo que un día es blanco, al día siguiente pasa a ser negro, algo aplicable a todo lo que rodea a este deporte. Tras un gran estreno en casa, el viaje a tierras valencianas volvió a sembrar la semilla de la duda en la afición. Una bonita revancha para poder resarcirse y borrar esa preocupación. Es lo que toca, vuelven las preocupaciones. Pero benditas preocupaciones.

Estadio Ramón Sánchez-Pizjuán | Viernes, 19 de junio de 2020  | 22.00 h.

Publicar un comentario

0 Comentarios