Gran partido de los de Lopetegui, que tras dominar en la primera parte y jugar de tú a tú en la segunda, logran hacerse con la victoria.



Acuña celebrando el gol que daba la victoria.

El Sevilla FC demostró que salía a por el partido, dejando sobre el campo la imagen de un equipo sin miedo que buscaba a su rival de todas las maneras, manteniendo el control del encuentro y pudiendo haber abierto el marcador mediante un penalti que falló Ocampos, o más bien, paró Oblak, dependiendo del gusto de cada uno. Un penalti que hace que más de uno se pregunte el por qué no se busca otro lanzador, teniendo a jugadores como Rákitic o Suso.

Dejando el penalti de lado, el dominio local era tan notable que el "Cholo" se vio obligado a hacer cambios en el sistema del equipo rojiblanco, en este caso de azul marino, debido a que entre Navas y Suso, la banda derecha sevillista contaba con 10 ocasiones de ataque en los primeros 45 minutos. Sin olvidar por supuesto a la defensa, que dejaba una primera parte con un Luis Suarez nulo y sin apenas peligro para Bono.

Los jugadores se iban al vestuario dejando la sensación de que el gol iba a llegar, aunque si le intentamos buscar un "pero", había que fijarse en la falta de puntería, que ya en otros partidos, como la misma ida ante el Atlético, ha costado los puntos.

Segunda parte aparentemente más tranquila, lo que se esperaba debido a la gran intensidad de los primeros 45 minutos, pasando de un monólogo sevillista a un choque más igualado, pero el Sevilla seguía intentándolo. También podían verse ocasiones por parte de los visitantes, las cuales no se vieron en la primera mitas pero que no llegaron a nada gracias a la gran actitud defensiva que mostraba la pareja Diego-Koundé.

Tras algunas acciones descafeinadas y un par de disparos, en el 70 y gracias a una gran acción de Jesús Navas, que la puso desde su sitio favorito, llegó el gol de Acuña, con un remate de cabeza cruzado que acabó en la red, el cual fue protestado con ansias por los del Cholo por una mano de Ocampos en el inicio de la jugada.

Ya en la recta final, los últimos diez minutos ganando por la mínima se hacían un poco largos, pero en el campo se veía un Sevilla que a priori parecía que iba a aguantar bien y así fue. A pesar de que tuvieron alguna ocasión para sentenciar en  encuentro.

Minuto 91 y aparecía "San Bono" para salvar la única ocasión peligrosa del Atlético, con Correa solo en boca de gol.