Un Sevilla con más ganas que ideas, se da un golpe de realidad contra la muralla colchonera de Diego Pablo Simeone.




 Pasadas las 21:30h de esta noche de martes arrancaba el encuentro aplazado correspondiente a la primera jornada de La Liga Santander en el estadio Wanda Metropolitano. Encuentro marcado por las bajas temperaturas que se registraban en la capital del país, que sufre desde la pasada semana las consecuencias de la borrasca Filomena.

La principal sorpresa del encuentro fue la suplencia del joven talento portugués, Joao Félix por parte del Atlético de Madrid. El Sevilla por su parte salió con su "once de gala" al que tan acostumbrados nos tiene Lopetegui.

Tras los primeros minutos de tanteo entre los respectivos equipos, se pudo ver la propuesta de Lopetegui de recargar la banda derecha (con Suso, Ocampos y Navas) y dejar espacio por la izquierda para que En-Nesyri pudiera encontrarse más cómodo. 

Hacia el cuarto de hora del choque, el partido transcurría sin un claro dueño, pero tras una rápida combinación entre Lemar y Trippier por banda derecha, el británico encontró a Ángel Correa dentro del área, que con una genial maniobra, consiguió girarse y golpear con violencia hacia el primer palo y así batir con su zurda al meta del Sevilla para abrir la lata.

Después del tanto rojiblanco, el equipo andaluz se adueñó por completo del balón y del partido comenzando a generar peligro. La ocasión más clara la tuvo el lateral zurdo Acuña, que recogió un rebote en el área y disparó con su pierna menos dominante un tiro que salió rozando el palo de la portería de Jan Oblak.

Sin embargo, el Cholo Simeone demostró una vez más que la fama de su equipo de saber plantarse bien atrás no es un mito, sino una enorme realidad. Los colchoneros hasta el descanso supieron adoptar un segundo plano en el partido, replegando sus filas y esperando robar el balón para armar contragolpes liderados por el ariete uruguayo Luis Suárez. Este último tuvo en sus botas el 2-0 tras un balón medido, pero Bono estuvo inmenso ante su remate.

Segundo tiempo: Misma tónica, mismo resultado

A la vuelta del túnel de vestuarios, los de Lopetegui salieron más enchufados teniendo muy pronto la primera ocasión de la segunda mitad en las botas de Youseff En-Nesyri, que desvió sin problemas Oblak. Aunque con menos balón que durante el desarrollo de la primera parte, siguieron intentando sin éxito penetrar en el muro de jugadores atléticos con incluso un Kounde muy proyectado en ataque.

El atleti mejoró con la entrada de Joao Félix y Saúl, siendo protagonista este último como autor del segundo gol del cuadro madrileño tras un saque de banda en ataque y una, ya clásica, asistencia de Marcos Llorente desde línea de fondo.

El técnico vasco echó toda la carne en el asador tras este segundo tanto, retirando del terreno de juego a Navas y Suso para dar entrada a futbolistas de corte más ofensivo como son De Jong y Óliver Torres. Esta sobrecarga de atacantes se vio traducida en una ocasión clara de gol  a escasos centímetros de la línea de meta que En-Nesiry no pudo aprovechar, enviando el esférico por encima del travesaño.

Al final, ni con la entrada de Munir, ni con los 4' descontados por Estrada Fernández  fue suficiente para que un Sevilla con más ganas que ideas  pudiera siquiera igualar a un equipo tan serio como el Atlético de Madrid, que realizó de nuevo un soberbio partido en defensa y que supo aprovechar las pocas ocasiones de las que dispuso, demostrando por qué es de facto el líder de la primera división española.




FICHA TÉCNICA

Alineaciones

Atlético de Madrid: Oblak; Trippier, Savic, Giménez, Hermoso; Lemar (Saúl 65'), Koke, Marcos Llorente, Carrasco (Felipe 87'); Correa (Joao Félix 65') y Luis Suárez (Torreira 81').

Sevilla FC: Bono; Navas (Óliver Torres 77'), Kounde, Diego Carlos, Acuña; Joan Jordán (Óscar Rodríguez 58'), Fernando, Rakitic; Suso (De Jong 77'), En-Nesyri (Munir 83') y Ocampos.

Goles

1-0 Ángel Correa (17')

2-0 Saúl Ñíguez (76')

Arbitraje

El colegiado Xavier Estrada Fernández, del colegio catalán de árbitros, amonestó a Koke (47') y Savic (56').