El encuentro de este miércoles será la primera prueba para el video arbitraje a distancia, que estará en contacto con los árbitros de campo desde Nyon, Suiza.

El Sánchez-Pizjuán no solo será testigo del partidazo que medirá a Sevilla y Chelsea en la jornada 5 de la fase de grupos de la Liga de Campeones, también servirá como prueba para el uso a control remoto del VAR.

Esto significa que ya no será necesario estar en el mismo estadio para que el colegiado del encuentro pueda comunicarse con la sala del video arbitraje. En este partido, por ejemplo, el árbitro portugués Artur Dias, que será el que dirija el encuentro, tendrá contacto directo con la sala VAR de la sede de la UEFA en Nyon, Suiza; que será dirigida por Bruno Lopes y Luis Miguel Branco Godinho.

De todos modos, desde el estadio habrá una "sala de emergencias", es decir, en caso de que falle la comunicación con la sala de Nyon, habrá un equipo preparado en las salas del Ramón Sánchez-Pizjuán, dirigido por los italianos Paolo Valeri y Ciro Carbone.