Empató el Valladolid en los últimos minutos. El Sevilla pierde dos puntos en vispera de unas semanas difíciles.

Hoy se han visto dos Sevilla en el campo. El primero, el de los primeros 30', un Sevilla atrevido en ataque, buscando portería y anotando. El segundo, encerrado y sin claridad en ataque. Y es que Julen ha vuelto a fallar. Soy fiel defensor de Lopetegui, pero lleva unas jornadas intentando aguantar la ventaja por la mínima y, tarde o temprano, le iba a salir caro.

Unos 30' buenos no te solucionan un partido y, mucho menos, ante un rival necesitado de puntos. La clave, en la primera mitad, está en meter a Fernando entre los centrales. Pierdes la claridad a la hora de sacar el balón y la anticipación que te da Fernando para buscar directamente a los tres hombres de arriba. Y, el colmo, es sacar a Ocampos en la segunda parte. El enfado del argentino es el enfado de todos los sevillistas. Lucas era el único arriba activo, muy participativo y con hambre de gol, que, por cierto, por fin llegó tras una larga sequía.

Hoy En-Nesyri ha aportado muy poco, pero, sin embargo, el marroquí ha jugado los 90'. Al final, acabas encerrado atrás sin ningún tipo de sentido en tu juego y, tras el gol del conjunto vallisoletano, yendo a la desesperada atacando con Gudelj y dos puntas.

Julen necesita hacer autocritica, y siendo sinceros sigo confiando en él. Ahora tocan 3 partidos que pueden decidir el curso de La Liga del Sevilla y  perdonar estos puntos, sale muy caro.