Gol en solitario para el Madrid y muchas ocasiones pero sin gol sevillista



A un partido contra el Real Madrid no se puede salir desconectado o pensando en las musarañas, más si tenemos en cuenta el vergonzoso resultado que cosechamos el miércoles por estar pensando, precisamente, en el conjunto merengue. Ese “despiste” casi nos cuesta el primer gol en contra en el minuto 1 del encuentro, porque a punto estuvo Vinicius de adelantar a su equipo.

Todo ello sin hablar que dos de las más claras oportunidades del Madrid han venido de la banda de Aleix Vidal. Está jugando a pierna cambiada, de acuerdo, pero eso no quita que haya tenido dos errores garrafales que han puesto a los hispalenses contra las cuerdas. Menos mal que Bono estaba bajo palos, para salvar lo insalvable como demostró al final de la primera parte. Un gol cantado de Benzema que nuestro meta ha sacado a córner, demostrándonos que ha vuelto completamente recuperado después de su baja por haber dado positivo en Covid-19.

¿Qué más falló en la primera parte? Los balones a Navas. Sabemos de la velocidad del palaciego por la banda derecha, pero no se aprovechó. En el minuto 41 fue cuando Courtois apareció por primera vez en el partido, porque el juego había estado centrado en la parcela sevillista a través de la banda izquierda y, en varias ocasiones, por el centro cuando Jordán no llegaba a cubrir todas las posiciones.

Segunda parte, bueno, no empezó mal, chilena de De Jong, balones a Navas con buenos centros pero nadie en el área para rematar y… De repente, gol de Vinicius. Recordemos que es el Madrid, que te marca como quiere y sin que te des cuenta, porque esa ocasión fue la primera que tuvieron en la segunda parte y es casi paradójico que el autor del gol fue el primero que asustó al marroquí en la primera parte.

Lo peor es que, tras el único gol que subió al marcador del Sánchez-Pizjuán, el Madrid desapareció y Courtois tuvo que empezar a trabajar todo lo que no había hecho durante la primera parte. Una vez más convertimos al guardameta en el mejor de su equipo, porque el meta paró cada tiro a puerta, contando con dos chilenas que tampoco es que ocasionaran mucho peligro porque tanto De Jong como Ocampos tiraron directamente al muñeco.

La salida de Suso, sin duda lo mejor del partido, demostrando calidad y ocasionando varias situaciones de peligro que, una vez más, no acabaron en gol. ¿Qué le pasa a este Sevilla con los goles? Porque ni siquiera ha llegado el habitual del minuto 80 de partido, sino que hoy ha brillado por completo por su ausencia. Y eso que, muy a pesar de varios, el conjunto blanquirrojo se ha merecido el empate aunque la primera parte haya sido nefasta.

Sin embargo, este partido hoy no podemos perdonárselo, mas cuando el miércoles sufrimos una bochornosa derrota por estar pensando en el Madrid. Y al final, esa goleada y esa cara colorada, han sido para nada.