PREVIA | Sevilla FC - FC Krasnodar: "El veneno de los focos"

Inconvenientes de los cantos de sirena

En entornos vistosos, con caché y luces de gala, es donde algunas personas dan la mejor versión de sí mismos. Otras, en cambio, se muestran en su vida de igual forma independientemente del entorno en el que se muevan, aunque éste no venda tanto.

Exponerse con varias caras dependiendo del contexto. Algo más común de lo que parece en nuestra vida cotidiana y en muchas situaciones.

El azúcar y los cantos de sirena ―mal gestionados― suelen desembocar en resultados poco deseados, con una cortísima distancia (cuestión de segundos) que separa la idealización de la devaluación. Y esto es algo que trasciende del fútbol en sí.

Esta imagen es tan frágil y cuestionable porque aún no se ha construido nada. Solo las bases. El resto, todavía está por llegar. Una buena racha ―inmersa en unas circunstancias excepcionales―  que corre el riesgo de quedar en un espejismo.

Habrá que reflexionar sobre lo que vende y lo que no. Porque lo que hoy puede que venda, el año que viene… quién sabe. A lo mejor es algo temporal. Parece el momento idóneo para poner los pies al suelo y pensar un poco en lo que ―a fin de cuentas― es lo que al término de la temporada te da de comer. Pero, eso sí, en entornos poco vistosos sin el ansiado brillo mediático para poder exponerse. 

Es entendible el enganche al veneno de los focos. Y, también, a esas estrellas que esconden una pequeña trampa detrás del soniquete de su himno. En el fondo es comprensible, porque no vende igual subir una historia de Instagram después de ganar en Stamford Bridge que después de ganar en Ipurúa (con todos los respetos a uno de los campos con más encanto del fútbol español). Dónde va a parar. Unos focos envenenados. 

Es una historia familiar, que de algo suena por aquí, y que sería una lástima que se repitiera por dejarse llevar por estas corrientes. Y más aún, cuando ya se ha demostrado de sobra de lo que se es capaz.

Ya tiene que ocurrir algo inesperado y caótico para que no se gane este partido. Sin embargo, ¿de qué sirve esto si al apagarse los focos no se vuelve a dar la misma imagen? A lo mejor es que se prefieren camerinos de alta alcurnia a camerinos de tercera clase.

Porque, claro, con glamour… todo es diferente. Pero, ¿y después?

Estadio Ramón Sánchez-Pizjuán | Sevilla FC – Krasnodar | 03.11.2020



Publicar un comentario

0 Comentarios