PREVIA | Bayern de Múnich - Sevilla FC | Sueños

 ¿Es posible vivir soñando?

Poco se habla de los sueños en el mundo de lo inmediato. Hay quién dice que son los que dan sentido a lo que hacemos. O puede que sea de lunáticos. Lo que está claro es que forman parte de nuestras vidas, en algunas a escondidas, pero siempre en alguna parte de nuestro interior.

Soñar es esa actividad que permite a todo ser humano desahogar aquellas situaciones que en estado consciente no siempre son posibles abarcar, o que se resisten a ser vividas. Sin límites fijos, ni censura de nada de ni de nadie. Es el único momento al que, aunque queramos, no podemos darle una explicación objetiva ni racional. Pero en el fondo tampoco es necesaria. Porque los sueños, hablan solos.

Budapest será escenario y testigo de otra obra más. El duodécimo acto de una entrega que parece no querer terminarse, y que sigue resistiéndose a tener una última edición. El sueño de los despiertos: una historia, sin final cerrado.

Todos nuestros sueños tienen un por qué. Un anhelo, una fantasía, una utopía o una ilusión. Pero todos tienen un mensaje que quiere decirnos algo. Todos tienen un sentido. 

Dicen que el ensueño es un arte poético involuntario, porque no los provocamos nosotros, sino algo que escapa a nuestro alcance. El único instante donde no podemos distinguir la ficción de la realidad. 

Muchos de los sueños que tenemos, tienen un reflejo de nuestra propia imagen y conexión con la realidad de nuestra vida. Son una respuesta al camino realizado. Por esta razón, en muchos de los sueños hay un reflejo de tu propia historia, esa que tantas veces hicimos, pero marcada por el surrealismo propio de la ensoñación, que no siempre se rige por la coherencia de los criterios de realidad. 

Pero no olvidemos, que esos criterios de la realidad, son los mismos con los que tantas veces rompimos cuando nadie lo esperaba. Durante el sueño, toda acción es posible y permitida. Son reveladores. Y muchas veces dicen más del que sueña, que del sueño en sí. Porque todos somos del mismo material del que se tejen nuestros sueños. Y vivimos rodeados de ellos.

La enésima demostración de unos colores que dicen que sí se puede vivir soñando, dentro de la vida misma. El fútbol como metáfora de la vida. Y qué mejor forma de hacerles caso a esos colores, que viviendo soñando. Porque, como ya avanzaron siglos atrás… la vida es sueño. Y los sueños, sueños son.

Final Supercopa de Europa | Budapest | FC Bayern de Múnich - Sevilla FC | 24.09.2020 

"¿Qué es la vida? Una ilusión, una sombra, una ficción; y el mayor bien es pequeño; que toda la vida es sueño, y los sueños, sueños son"



Publicar un comentario

0 Comentarios