PREVIA | Athletic Club de Bilbao - Sevilla FC | A rematar la faena

Horas después de la agónica victoria ante el Eibar, llega el momento de culminar los objetivos en un escenario complicado.


Las formas son importantes siempre, pero en el mundo del futbol, a veces pierden el sentido. Sea como sea, los números están ahí y, como el que no quiere la cosa, sólo un pequeño paso separa a la ciudad de volver a disfrutar de la máxima competicion continental. Con dos victorias consecutivas y una jornada que ha acompañado en cuanto a resultados, llega la hora de afrontar el tramo más importante de la temporada con mayor seguridad. Con la pérdida de la tercera plaza, había llegado la primera crisis desde que se reanudó el campeonato. Recuperar el estado de forma se antojaba vital para afrontar el tramo final con garantías, y parece que se ha conseguido. Ahora queda lo más complicado, el remate final.

Tras un partido dramático con mayores complicaciones de las esperadas, el triunfo conseguido ante el Eibar supuso un pasito más en la carrera por disputar la máxima competición continental. Era la oportunidad idónea para descolgarse del resto de perseguidores, pues los rivales cada vez aprietan más.

Por su parte, el gran rival por la tercera plaza, el Atlético de Madrid, está aprovechando la ocasión para aumentar la ventaja respecto a los que ahora son sus perseguidores. Tras la racha de victorias ante Valladolid, Levante, Alavés y Mallorca que permitió a los colchoneros alejarse en la clasificación llegaría un empate ante el Celta, que de ser aprovechado con una victoria, podría suponer igualar de nuevo en puntos a los madrileños.

En el ecuador de este Tourmalet, destaca un Villarreal que parecía descolgado este año de la pelea por las plazas europeas, pero que tras ganar varios partidos seguidos se ha reenganchado. Tras la escalada en la clasificación, los amarillos vieron frenada la racha con una derrota ante el Barcelona, y al término de la anterior jornada se colocaron a seis puntos puntos del que es por el momento el cuarto clasificado.

Se unen en esta lucha otros como Gefate o Real Sociedad, aunque los txuriurdines no se encuentran en su mejor momento de forma, pero la corta diferencia de puntos hace imposible confiarse.

Por su parte, el Athletic Club se presenta este jueves inmerso en la lucha por Europa. A tan sólo tres puntos del sexto puesto, son muchos los equipos pelando por el billete para disputar competición europea, y la cercanía entre ellos hace que pueda pasar cualquier cosa.

Los vascos han visto sus objetivos cambiados en un abrir y cerrar de ojos. De pelar por la salvación, a luchar por Europa. Vendrán con la necesidad de ganar porque así de cambiante es el fútbol, donde una racha de varios partidos seguidos te pueden cambiar el rumbo de una temporada tanto para bien como para mal.

El último partido clave para ellos, ante el Real Madrid, caería del lado blanco por la mínima y con polémica. Un partido que hubiera supuesto, en caso de ganar, empatar a puntos a sus vecinos de San Sebastián, algo que les da aún más estímulo en esta lucha final. No fue así, pues un penalti transformado por Sergio Ramos otorgó una valiosa victoria para asegurar el liderato para los de Zidane.

Baja sensible la de Raúl García para este jueves, jugador que siempre da guerra, por lo que el juego aéreo de los bilbainos se verá un poco mermado.

El último precedente entre ambos deja un partido de invierno que serviria de somnífero para muchos. Un empate a nada que evidenció aun más la falta de gol que todavía sigue estando presente.

Durante estas semanas, Lopetegui está dosificando la plantilla, como es lógico dada la carga de partidos. Pero esto ha dejado a la vista la diferencia abismal entre algunos miembros de la misma. El equilibrio en el rendimiento de los futbolistas es crucial para mantener enganchados a teóricos titulares y suplentes, y más aún en un momento dónde es necesaria la presencia de todos, dada la carga física. Pero hay algunos que ni están, ni se le esperan. A años luz de alcanzar la dinámica del equipo.

El técnico volverá a contar con Koundé, que tras cumplir ciclo de amarillas se perdió el partido del pasado lunes en Eibar. El propio Navas, se encuentra apercibido para el partido.

Además, está por ver si Sergi Gómez tendrá una nueva oportunidad de demostrar su valía acompañando al brasileño Diego Carlos.

La mala noticia se encuentra en la portería. El checo Vaclik se perderá el partido en Bilbao, y posiblemente algunos más, por la lesión sufrida en el último minuto de duelo ante el Eibar. Será el momento, por primera vez en toda la temporada, de que Bono se ponga los guantes en el torneo doméstico.

Tras las buenas sensaciones que dejó Óliver Torres ante el Eibar, no hay que descartar que el extremeño vuelva a coger la camiseta de titular en detrimento de un Banega cuyos mejores partidos ya hemos visto. 

La duda está en la delantera, donde Luuk de Jong, que fue de la partida, y En-Nesyri, se repartieron minutos el último partido. El bajo rendimiento del marroquí y la poca fortuna de cara al gol hace más que probable la vuelta del holandés a la titularidad.

El bloque creado por Monchi ha dejado sus luces y sus sombras. A grandes rendimientos, se unen grandes fracasos. Lejos de ser una plantilla amplia, no hay un nivel parejo entre unos y otros, transformándose el equipo en uno totalmente diferente en función de quién juegue. Incluso algunas incorporaciones que llegaron como "estrellas" en el mercado invernal, todavía se encuentran muy lejos de su mejor nivel.

Conseguir regularidad en puntos y juego se antoja vital para despegarse de unos perseguidores que siguen apretando, y así encarar el tramo final de temporada con mayor tranquilidad.

En el tramo clave de la temporada, la exigencia no deja lugar a equivocaciones. La pérdida de una tercera plaza que ahora se encuentra al alcance de la mano, servirá de estímulo para intentar volver a ese sitio tantas veces ocupado a lo largo del campeonato.

De una forma poco ortodoxa (según cómo se interprete), a pocas jornadas del final del torneo, la realidad es que, virtualmente, sólo una victoria separa a Sevilla de la Champions League.  Así de dispar es el fútbol, donde no todo son las formas sino que al final, sólo computan los resultados sin importar el camino elegido. Aún queda lo más complicado, y a la vez lo más cercano, el remate final.

Estadio Nuevo San Mamés| Jueves, 9 de julio de 2020  | 22.00 h.


Publicar un comentario

0 Comentarios