Header Ads Widget

Responsive Advertisement

Un mal comienzo de temporada que condenó al Sevilla Atlético al descenso

Balance final de la temporada del filial, que luchó hasta el último minuto por la permanencia en la categoría, aunque no lo consiguió

Inmersos en plena época de verano, en el mes de julio del pasado año 2021, el Sevilla Atlético se disponía a preparar una nueva temporada, esta vez en la categoría de bronce del fútbol español, que contaba con un nuevo formato y acogía el nombre de ‘Primera RFEF Footers’. A pesar de las bajas con las que contó el filial sevillista en el pasado mercado de fichajes veraniego, como las de Simo o Casas, entre otros, se reforzó muy bien en todas las parcelas del campo, tanto con los fichajes de Xavi Sintes y Armenteros, ambos procedentes del Real Madrid Castilla, como futbolistas de la cantera, como Capi, Kike Salas, o Lulo.

La pretemporada no fue fácil para los jugadores sevillistas, ya que, en los encuentros ante Málaga, Extremadura, Xerez y Badajoz, no fueron capaces de conseguir ninguna victoria, sumando, de esta manera, tres empates y una derrota, propiciada a manos del conjunto malagueño. Tras ello, llegó la hora de la verdad, dando comienzo al curso en una campaña que se antojaba, cuanto menos, complicada, debido al gran número de equipos históricos y de gran nivel que conformaban el grupo II, como el Albacete, Nástic o Sabadell, entre otros.

Fue precisamente ante el Sabadell el primer compromiso del combinado franjirrojo en la categoría, y, como era de esperar, el equipo dio la cara y fue capaz de sacar un punto en el Jesús Navas ante uno de los clubes que apuntaban al comienzo como uno de los favoritos para el ascenso. Aún así, no fueron para nada memorables los primeros pasos del primer filial en la Primera RFEF, lo que le terminaría condenando meses más tarde al descenso. Con Paco Gallardo al frente, hasta cinco fueron las derrotas en siete jornadas, además del juego que proponía el Sevilla Atlético, algo que, para nada, gustaba a la directiva del club.

Fue por ello por lo que, pocos meses después de haber comenzado el campeonato liguero, la entidad sevillista estimó oportuno realizar cambios en el banquillo del conjunto andaluz, cogiendo las riendas de un filial roto, Alejandro Acejo, que, hasta el momento, era técnico del Juvenil División de Honor. Con el preparador malagueño al frente, la mejoría fue evidente, aunque la adaptación tampoco fue fácil. Tres derrotas y dos empates cosechó el combinado franjirrojo en los primeros cinco choques del entrenador, aunque eso no reflejaba el esfuerzo y sacrificio de un filial frustrado que buscaba abandonar la última posición como fuese.

La temporada avanzaba, y el Sevilla Atlético, tras conseguir tres victorias consecutivas, se acercaba cada vez un poco más a la zona de la salvación. Incluso fue capaz de convertir el Jesús Navas en un fortín, acumulando una racha de hasta siete partidos sin conocer la derrota ante su público. Aunque Acejo contaba con un inconveniente que, quizás, de no haberse dado, el resultado final de la temporada podría haber sido algo distinto. Las lesiones se sucedían en el primer equipo un partido tras otro, y, muchas de ellas, de larga duración, lo que provocaba que Julen Lopetegui tuviese que convocar a futbolistas del filial para completar la lista.

Fue por ello que, futbolista como Iván Romero, Luismi Cruz, José Ángel, Kike Salas, Javi Díaz, etc. no pudiesen estar presentes con el Sevilla Atlético en muchas ocasiones. Constantemente perdía efectivos claves el técnico malagueño, que reconocía que era algo lógico, tratándose de un filial, e incluso gratificante que los chicos fuesen convocados con la primera plantilla, lo cual era una señal de que estaban haciendo bien su trabajo.

Posteriormente, en la recta final de la temporada, cuando el preparador de Asteasu fue recuperando efectivos poco a poco, quedó demostrada la gran importancia de todos y cada uno de los futbolistas que viajaban con la expedición del primer equipo, resultando estos claves para luchar hasta el final por la permanencia. No obstante, respecto a las lesiones en el filial, Acejo no pudo contar durante gran parte de la pasada campaña con futbolistas como Pedro Ortiz, Xavi Sintes, Isaac, o Arcos, entre otros, debido a las graves lesiones que sufrieron los miembros del equipo sevillista.

Durante la recta final, el Sevilla Atlético se mostró muy irregular en cuanto a resultados. Fue el Atlético Sanluqueño quien cortó la racha del club hispalense como local, imponiéndose uno a dos en el Jesús Navas. Un mal resultado que, más tarde, se convertiría en un total de hasta tres partidos consecutivos siendo derrotados, a manos también del Andorra, el campeón de la competición, y el UCAM Murcia. Seguía luchando el filial sevillista por mantenerse en la categoría, aunque los demás equipos, como era de esperar, no lo iban a poner nada fácil. No obstante, fruto de esa irregularidad, el equipo durante los últimos meses del campeonato, no fue capaz de encadenar dos victorias consecutivas en la recta final.

A pesar de los altibajos que había sufrido durante toda la temporada, el combinado franjirrojo llegó con vida a la última jornada de la competición, donde la afición sevillista se volcó con el equipo. El último compromiso se antojaba como uno de los más complicados de la temporada, un duelo a vida o muerte ante un equipo que se jugaba entrar en los puestos de play-off de ascenso a la segunda división, el Linares Deportivo.

El ambiente en el Jesús Navas era de lo propio, de un partido en el que la salvación estaba en juego y había que alentar a los futbolistas del filial. No obstante, para el último choque de la temporada, Acejo perdió a muchos efectivos importantes, como fue el caso de Isaac y Adrián Peral por sanción, y de Juanmi, Kike Salas y Luismi por sanción, estos tres últimos titulares durante toda la temporada.

Aunque el partido comenzó con ventaja para los jienenses, el Sevilla Atlético, de la mano de Capi, recortó distancias en el marcador, haciendo soñar a toda la afición sevillista. Sin embargo, pocos minutos más tarde llegó, aunque con polémica, el tercero del Linares, y la noticia de que Cornellá y Atlético Sanluqueño iban por delante en sus respectivos encuentros, lo que hacía al equipo de Nervión depender de sí mismos a pocos minutos para el final.

Tras el cuarto gol de Linares, que sellaba su billete hacia los puestos de play-off, el colegiado señalaba el final del encuentro, y, por consecuencia, el descenso del Sevilla Atlético a la Segunda RFEF. Los futbolistas del combinado franjirrojo, rotos sobre el verde, veían como, realmente, la temporada se escapó en el inicio de la misma, donde encadenó una mala racha de resultados que, prácticamente, dejaba al equipo sin opciones. Aún así, la afición, consciente del gran esfuerzo que realizaron los jugadores del combinado franjirrojo, le mostró todo su cariño y le apoyó en un momento tan complicado como ese.

Desde las líneas de ElSevillista, tal y como reflejamos en nuestro perfil de Twitter, queremos mostrar todo nuestro apoyo al Sevilla Atlético, que luchó hasta el final, pero no pudo ser. Estamos con ellos, y esperamos la próxima temporada con la ilusión de un nuevo ascenso.

Publicar un comentario

0 Comentarios