El Sevilla gana por goleada a un Lucena que no tuvo nada que hacer ante el buen juego de los visitantes.

El Sevilla pasa de ronda gracias a los goles de Óscar, De Jong y Jordán. 

Poco se puede concretar en un partido en el que el Sevilla no le ha dado chance al Lucena, pues prácticamente en la primera jugada del partido los sevillistas ya estaban delante en el marcador. El gol de Óscar puede servir como golpe ante la mesa, ya que el joven centrocampista ya estaba empezando a disfrutar minutos, pero hoy, con su titularidad, ha demostrado la calidad que tiene. Óscar aporta velocidad y creatividad al juego hispalense, justo lo que ha estado faltando estas últimas jornadas, por lo que espero, al menos yo, que Óscar empiece a coger un rol más importante en la plantilla.

El bloque tan alto que había planteado Julen inhabilitó al plan de juego de los locales, que sorprendentemente trató de salir con el balón jugado, pero la presión sevillista dificultaba sus opciones, teniendo constantes pérdidas que eran ataques muy aprovechosos para el Sevilla. Las bandas tomaron protagonismo. A diferencia de la banda de Óscar que buscaba más el centro, la izquierda comandada por Idrissi estaba siendo un dolor de cabeza para ese sector local. El marroquí estuvo muy activo todo el partido, ofreciéndose y encarando constantemente, demostrando de lo que es capaz. Incluso pudo estrenarse como goleador, pero el poste evitó el tanto.

Este encuentro nos ha traído dos debuts. El primero, el del canterano Zarzana, el joven extremo se ha incorporado en la izquierda y ha mostrado su calidad, luciendo desborde y regate en el último tramo del partido. El otro jugador que se ha estrenado con la elástica sevillista ha sido Gnagnon. El defensa galo se incorporó a la vez que Zarzana, estando en el central junto a Sergi. Gnagnon ha estado bien lo poco que ha participado, pero si es verdad que en un par de ocasiones se ha notado el tiempo sin competir, con errores peligrosos, pero corregibles. Julen da a entender que empieza a contar con Joris, y el francés en forma puede ser una opción muy interesante que puede empezar a contar con más minutos.

Quien también ha gozado de una nueva oportunidad ha sido Carlos. El canterano ha salido en el descanso supliendo a De Jong y, siendo sinceros, sigue faltandome algo en él. Carlos es un delantero como una catedral y estoy seguro que, tarde o temprano, dará el paso a ser el delantero del Sevilla FC, porque tiene calidad para serlo, pero hoy, sobretodo al comienzo, lo he visto poco participativo. Si es verdad, que no me ha disgustado, el '24' fue metiéndose en el juego, bajando a ofrecerse y cayendo a banda. Carlos es un delantero muy inteligente, sus movimientos son una de las claves de su juego y Lopetegui necesita eso, un delantero que sepa jugar de espaldas y tenga calidad con los pies, como lo es, actualmente,  Luuk De Jong.

El Sevilla jugará la siguiente ronda, se marcha de la localidad cordobesa dando muy buena sensación una vez más, y los de Lopetegui logran acabar con los fantasmas del pasado, cuando cayeron eliminados humillados ante el Mirandés.