Vence el Sevilla frente al Huesca gracias a un gol, nuevamente, al final del partido.

Volvió a vencer el Sevilla y lo volvió a hacer de la forma que viene haciendo últimamente: dejando los deberes para última hora. Los de Lopetegui hicieron un partido bastante irregular, pero consiguieron llevarse la victoria frente a un combativo Huesca.

Y es que los hispalenses se están acostumbrando a llegar a los últimos minutos con un resultado desfavorable. Sin embargo, haciendo honor a lo que dice el himno, nunca se rinde. Una vez más, el Sevilla no brilló y no encontró muchas ocasiones, pero a este equipo no se le puede dar por muerto. 

Una primera parte en la que, literalmente, no hubo nada. Sin ocasiones, sin juego, sin fútbol. Rekik ocupó el puesto del mermado lateral izquierdo y demostró que no es su posición natural; el neerlandés no lo hizo mal, pero no tenía la profundidad ni el recorrido que se le exige a un futbolista de esa posición. Óliver Torres no supo suplantar a Rakitic, el croata descansaba después de la acumulación de partidos que lleva y tuvo que entrar en la segunda parte a darle control de balón al equipo. Dos jugadores que no son habituales y que no supieron aprovechar su oportunidad.

La segunda parte siguió el guion de la primera mitad, partido trabado y sin apenas ocasiones. Lopetegui tuvo que recurrir a jugadores como En Nesyri o Rakitic para resolver un partido en el que la victoria era necesario, era casi un deber ganar hoy. Empezaron las ocasiones, Ocampos tuvo una ocasión clara cuyo disparo fue muy centrado y paró Andrés Fernández; Munir tuvo otra en un córner que salvó el guardameta.

Los cambios surgieron efecto, Aleix Vidal debutó en el lateral izquierdo dándole más recorrido al equipo; En Nesyri, autor del gol, iluminó el gris partido de De Jong. El marroquí anotó el gol a falta de siete minutos para el final que daba la victoria a los andaluces. Deberes hechos, en puestos europeos con dos partidos menos. Ahora comienza el triatlón: Chelsea, Real Madrid y Getafe, próximos rivales a batir por los hispalenses.